Dra. Carolina Bravo Lobos
Médico Cirujano y Antiaging

Muchos de los pacientes tienen variados prejuicios sobre el Botox, pero la realidad es que al nombrarlo así hacemos referencia a una marca y no a la sustancia real que se llama Toxina Botulínica.

1.- Algunos creen que es sólo para las pieles más maduras en las que ya existen arrugas y muy pronunciadas.
2.- Otros piensan que es una sustancia que rellena la cara o que sirve para rellenar los labios.
3.- Que su uso produce acostumbramiento.
4.- Que hincha la cara y le cambia su apariencia natural.
5.- Que, si empiezan demasiado jóvenes, después nada les hará efecto o que son demasiado jóvenes para ocuparlo.
6.- Que es un procedimiento doloroso y necesitan un día libre.
7.- Una vez que se pase el efecto, me veré peor que antes.

La verdad es que este tratamiento médico de belleza, funciona mejor en los rostros donde hay menos arrugas, no sirve para dar volumen y como a todos nos gusta vernos mejor, lo más probable es que una vez que lo hayas probado, te encanten sus resultados y vuelvas a hacerte este tratamiento en el futuro, pero no por acostumbramiento, sino porque quedaste contenta con él.

Las áreas del rostro más frecuentemente tratadas son el entrecejo, la frente y las patitas de gallo; pudiendo mejorarse en forma simultánea o en forma dirigida aquellas arrugas que más nos molestan.

Algo muy importante y poco conocido es que este tratamiento también sirve para quienes buscan tener un rostro con un aspecto más fresco y descansado o que quieren levantar la cola de las cejas para tener una mirada más atractiva o levantar los párpados o para las personas que tienen una sudoración excesiva en las axilas, manos o pies.

La Toxina Botulínica es uno de los producto más vendido a nivel mundial, por eso es muy probable que diariamente converses o te vincules con personas que lo usen y que no te cuentan su secreto de belleza. Nunca te has percatado ya que es frecuente la idea colectiva que todas las personas que la usan quedan sin expresión o con la famosa cara de velocidad, pero hoy en día con los avances en las técnicas de medicina estética podemos lograr resultados muy naturales.

El tratamiento es muy rápido, sólo debes acudir a un médico especializado en medicina estética, que evaluará tus arrugas y a través de micro punciones casi indoloras inyectará mínimos volúmenes de esta toxina en los músculos precisos.

El procedimiento lleva menos de media hora pudiendo después retomar tus actividades sin inconvenientes y lo más importante, sin que se note que es justamente lo que todos buscamos.

Los efectos del tratamiento no son inmediatos, aparecen por lo general a los 2 o 3 días y van aumentado hasta ser máximos a las 2 semanas. Es en esa fecha donde debes ir a control para evaluar tu resultado y que junto a tu médico vean si es necesario aplicar más. Los efectos duran entre 3 y 6 meses, dependiendo ello del tipo de piel, tipo de musculatura, tipo de metabolismo de cada paciente, entre otros.

En definitiva, la Toxina Botulínica es una excelente opción para prevenir, frenar o atenuar las arrugas de tu rostro en forma rápida, segura y sin someterte a cirugías.

A los 30 suele ser el momento ideal para aplicarla ya que esta tiene un efecto preventivo para evitar que las incipientes arrugas se profundicen. Es increíble que algo tan sencillo y rápido pueda ayudar a mejorar tu aspecto ahora y retrasar el envejecimiento en el futuro.

En los últimos años se ha puesto de moda los profesionales ambulantes que realizan tratamientos estéticos en diferentes ciudades e incluso a domicilio, una pésima fórmula pues no hay garantía para el paciente de que se cumpla con la normativa de higiene y seguridad o de quién va a controlar a esos pacientes, para hacer su seguimiento o a dónde podrán recurrir en caso de alguna complicación, muchas veces no tienen idea de qué producto le aplicaron, nunca vieron cuando abrieron el producto y ni siquiera están seguros de que profesión tenía quien los inyectó, lo que parece una verdadera locura, pero es real, está pasando y cada vez más.

La falta de conocimientos de anatomía avanzada y de las diferentes técnicas y el nulo manejo de las posibles complicaciones, asociado a un paciente que piensa que puede elegir por precio como si estuviera comprando un labial o un teléfono, son los ingredientes clave para una catástrofe. En resumen, el que nada sabe, nada teme...

Sea responsable, la medicina estética no es un juego. Siga los consejos para su seguridad y comparta esta información con sus más cercanos, hay muchas personas en peligro.

Guía de Salud

Articulos Anteriores - Arica

  • All
  • Accidentes
  • Alimentos
  • Ansiedad
  • Anteriores
  • Antidepresivos
  • Asperger
  • Cacao
  • Conductores
  • Editor
  • Enfermedades
  • Greta
  • Infertilidad
  • Mitos
  • PSU
  • Sueño
  • Vitrina Triple
  • Default
  • Title
  • Date
  • Random