La mayoría piensa que su origen es sólo femenino, sin embargo, en términos de cifras, la infertilidad por causas masculinas es estadísticamente similar a la que se origina en la mujer. La mayoría piensa que su origen es sólo femenino, sin embargo, en términos de cifras, la infertilidad por causas masculinas es estadísticamente similar a la que se origina en la mujer.

“Hay mucho desconocimiento, y probablemente machismo, cuando hay problemas para concebir un hijo. En general, la infertilidad se discute a puerta cerrada, y más aún cuando la causa es por el hombre”, explica el doctor Carlos Troncoso, director de IVI Santiago. La mayor parte de los problemas de infertilidad masculina están relacionados con los espermatozoides, el líquido seminal o el aparato reproductor. Sin embargo, las anomalías genéticas también pueden ser otro factor que dificulte la concepción.

“Por eso es importante, consultar a expertos en reproducción asistida, quienes mediante un análisis de semen, que estudia el número de espermatozoides, su movilidad y su morfología, podrán determinar qué tipo de ayuda o tratamiento se necesita para lograr un embarazo”, acota el especialista.

Uno de los principales problemas en este campo, es la poca producción de espermatozoides en los testículos. Sus causas fundamentales pueden hallarse a nivel de las glándulas del cerebro (hipófisis o hipotálamo) que producen las hormonas que regulan la formación de espermatozoides, a alteraciones genéticas (síndrome de Kinefelter, alteraciones de los genes contenidos en el cromosoma Y que regulan la formación de los espermatozoides) o a diversos problemas de los testículos, como falta de desarrollo, desarrollo anómalo o falta de descenso en la bolsa.

Las anomalías más frecuentes son alteraciones en su movimiento (astenozoospermia), en su forma (terazoospermia) o su concentración. La infertilidad de causa masculina puede ser de distintos grados, y por distintas razones: desde factores anatómicos y genéticos como se indica anteriormente, o hasta ambientales o del entorno.

En ese contexto, los especialistas son claros al vincular hábitos como el consumo de tabaco, alcohol y drogas a la reducción de la cantidad y calidad de espermatozoides. “Está comprobado que fumar más de 10 cigarrillos por día, altera calidad espermática. En algunos casos puede ser útil el uso de vitaminas y antioxidantes, pero siempre con evaluación médica previa”, explica el doctor Carlos Troncoso.

Otro factor de riesgo es el estrés. En un porcentaje de hombres pueden existir problemas psicológicos que impiden o dificultan una correcta relación sexual. Un ejemplo son los problemas de erección. El estrés continuo y elevado podría influir en la producción hormonal y en la función testicular.

Una causa, que afecta la producción de espermatozoides, es la obesidad y el sedentarismo, el tejido graso produce alteraciones en la espermatogenésis que disminuyen la fertilidad.

Guía de Salud

Articulos Anteriores - Copiapó

  • All
  • Ansiedad
  • Anteriores
  • Asperger
  • Editor
  • Enfermedades
  • Greta
  • Infertilidad
  • Mitos
  • PSU
  • Sueño
  • Vitrina Triple
  • Default
  • Title
  • Date
  • Random