Mario Navarro
Químico Farmacéutico
Académico Escuela Química y Farmacia, Universidad Andrés Bello (UNAB)

El incremento en la incidencia de casos de VIH en nuestro país ha recibido extensa cobertura mediática, pero éste no es un hecho aislado: La evidencia existente también muestra alzas en los casos de otras Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

Según información de la Dirección de Prevención y Control de Enfermedades (Diprece-Minsal), las ITS más comunes en nuestro país son condiloma acuminado (causado por el Virus de Papiloma Humano, VPH), sífilis, gonorrea, herpes, infecciones por clamidia e infecciones vaginales.

Los datos de vigilancia epidemiológica del Ministerio de Salud (Minsal) muestran una incidencia creciente durante los últimos años en los casos notificados de sífilis y gonorrea, lo cual resulta alarmante.

Las ITS son causa de morbilidad, mortalidad y representan un alto costo para los sistemas de salud. Muchas de ellas tienen consecuencias para la salud reproductiva y se relacionan directamente con el desarrollo de distintos tipos de cáncer. También cabe destacar que las ITS aumentan de manera significativa el riesgo de contagio de VIH. En este contexto, es importante hacer énfasis en la necesidad de políticas de salud pública dirigidas a la prevención, al diagnóstico temprano y al tratamiento de estas enfermedades.

El tratamiento idóneo en cada caso va a depender del agente causante de la infección y de las características del paciente, y está dirigido a evitar complicaciones a largo plazo y prevenir la transmisión. Este se puede clasificar en curativo (en infecciones causadas por bacterias, hongos y parásitos, en donde podemos eliminar el agente causal mediante fármacos antimicrobianos) o sintomático (en infecciones no curables causadas por virus, donde el tratamiento está enfocado en reducir el tiempo de la etapa sintomática de la enfermedad, reduciendo las lesiones y el dolor). Además el Programa Nacional de Inmunizaciones incluye actualmente vacunas contra el VPH y la hepatitis B.

Finalmente debemos mencionar que el aumento en el número de contagios se concentra en el rango etario comprendido entre los 15 y 29 años. La falta de educación sexual y medidas preventivas está comprometiendo directamente el futuro de nuestros jóvenes. Pongamos la atención en este tema, que requiere el compromiso férreo de nuestras autoridades en el desarrollo de nuevas políticas públicas integrales con foco en la prevención.

Guía de Salud

Articulos Anteriores - Copiapó

  • All
  • Ansiedad
  • Anteriores
  • Asperger
  • Editor
  • Enfermedades
  • Greta
  • Infertilidad
  • Mitos
  • PSU
  • Sueño
  • Vitrina Triple
  • Default
  • Title
  • Date
  • Random