Una de las principales preocupaciones a las que se enfrenta hoy nuestro mundo es el cambio climático -ahora es más apropiado usar el término crisis climática-, la contaminación del aire y el agua, además de la eliminación de residuos. Todas las cosas que afectan nuestra vida cotidiana y las opciones sostenibles están en la mente de muchos colaboradores.

Así, promover la vida “verde” puede ayudar a conservar la energía y prevenir la contaminación del aire, del agua, el ruido, y mucho más. Sin embargo, para lograrlo de manera efectiva, es necesario tener una buena planificación y organización.

La empresa de Facility Management, ISS Chile, que cuenta con 15.000 colaboradores, entrega consejos para conseguir un comportamiento más respetuoso con el medioambiente dentro de los espacios de trabajo.

Iniciar un programa de reciclaje
Es probable que con una simple implementación de basureros orgánicos en comedores y papeleras de reciclaje cerca de impresoras, se anime a los colaboradores a tener presente y facilitar el reciclaje.

Para llevar a cabo un programa de reciclaje, no es necesario contar con grandes recursos económicos o de tiempo, un primer paso es poner basureros o cajas para que los colaboradores puedan depositar de manera correcta sus residuos. Esto, en conjunto con una empresa local de reciclaje dispuesta a recoger el papel, ya tiene un gran impacto.

Por otra parte, también se puede animar a las personas a utilizar papel reciclado. Y es que, aunque las investigaciones muestran que la fabricación de papel reciclado no es un proceso totalmente limpio, necesita menos de la mitad del agua y hasta un 65% menos de energía que el convencional.

“Hoy en día las empresas están conscientes de que deben tomar medidas que aporten al desarrollo sostenible y para lograrlo, cada colaborador debe estar comprometido con esta causa. Es tarea de la misma empresa promover el compromiso ambiental entre los colaboradores, a partir de pequeñas iniciativas se lograrán grandes avances”, señala Urzula Klein, Gerente HSE de ISS.

Reducir el uso de la impresora
Las empresas pueden alentar a los colaboradores a imprimir a dos caras, comprar papel u otros productos de oficinas reciclados. Es en este punto la digitalización juega un papel crucial, ya que mientras más documentos digitales se usen, menor es la necesidad de impresión o fotocopias.

Fomentar los desplazamientos sostenibles
Cada vez más empresas proporcionan a los colaboradores los medios para trabajar desde la casa porque reconocen sus grandes beneficios. Las empresas también pueden contar con un lugar para estacionar las bicicletas. Esta opción respetuosa con el medioambiente elimina todo el uso de energía, las emisiones de carbono y las frustraciones que provienen de la congestión vehicular. Las empresas también pueden crear un sistema de auto compartido. De esta manera, es posible reducir a la mitad el uso de combustible y las emisiones de carbono y, además, ahorrar dinero.

Planificar un futuro sostenible
Una vez que ya están implantadas estas pequeñas medidas, las empresas pueden empezar a pensar en estrategias a largo plazo que pueden ayudarles a ser más sostenibles. Con ello, serán capaces también de aportar un mayor valor a sus colaboradores. Nos referimos a aislamientos y tratamientos de ventanas para mantener un espacio fresco en el verano y cálido en el invierno. O, por ejemplo, la introducción de camarines o duchas que pueden facilitar y animar a los colaboradores a ir en bicicleta o corriendo al trabajo.

Guía de Salud

Articulos Anteriores - Iquique

  • All
  • Accidentes
  • Alimentos
  • Ansiedad
  • Anteriores
  • Antidepresivos
  • Asperger
  • Cacao
  • Conductores
  • Editor
  • Enfermedades
  • Greta
  • PSU
  • Sueño
  • Default
  • Title
  • Date
  • Random